Blog de psicología y reflexiones para mujeres inquietas. Consejos y reflexiones para padres de adolescentes

domingo, 13 de noviembre de 2016

PADRES EN DESACUERDO


consejos-psicólogo-padres-desacuerdo




Educar a un hijo es una tarea difícil y a veces muy cansada. Una tarea que esta marcada por nuestras creencias, por nuestra herencia, por lo que vamos aprendiendo por el camino de la vida. Hace unos días me llego un comentario en el que me preguntaban que hacer cuando un padre establece unos limites y el otro no. Cuando uno exige y el otro le quita importancia incluso contradice lo que el otro padre dice. Es decir padres en desacuerdo sobre la educación de los hijos  Complicado ¿verdad?

El problema es que esto es más común de lo que parece. ¿Cuantas veces tu has dicho no a algo y tu pareja ha dicho si?, piensa en la vez en que tu le dijiste hoy no hay parque y el otro se lo ha llevado al parque. Afortunadamente la mayoría de veces es por algún fallo en la comunicación, todos recordamos cuantas veces le hemos dicho a nuestros padres, "pues mamá/papá si me deja, poneros de acuerdo".

Cada uno tiene una visión del educación y de los valores que pretendemos inculcarles a nuestros hijos, pero no siempre nos sentamos a hablar de ello con el otro. El que cada uno tire para un lado es un problema, una brecha en el frente común que debemos presentar, una brecha que nuestros hijos aprovecharan para conseguir  lo que quieran.

Os repito es una tarea complicada y sobretodo cuando recae la mayoría de las decisiones en una persona es extremadamente agotador. 

Cuando esto ocurre nos puede llevar a una situación en el que uno de los padres pierde los nervios y acaba diciendo que algo que no deseaba. Frases que no diría si no hubiera perdido la calma. 

Cuando uno de los padres siente que lo esta dando todo por la educación de su hijo y siente que no tiene el apoyo del otro o incluso muestra su reprobación sobre sus actuaciones, esto acaba provocando tanto malestar en la pareja como consecuencia en los hijos. 

Si se identifica un problema, aunque uno de los padre vea más problema que el otro, es importante que  se sienten a dialogar y presenten un frente común. Establezcan un plan común de actuación.

Pero para conseguirlo deben sentarse a dialogar, establecer que problema pretenden arreglar. Escuchar las sugerencias del uno y el otro y establecer ese plan. Es importante que los dos estén involucrados y los dos presenten un frente común. Si no es así, probablemente volverán al punto de partida. Con todas las consecuencias tanto para ellos como para sus hijos. 

No nos sonora extraño la idea que cuanto más de acuerdo estén los padre en lo referente a la educación de sus hijos, más coherencia percibirán estos. Pero reconozcasmolo esto no siempre es fácil. A veces estamos demasiado cansado, o irritados. 

¿Que produce esta situación en los niños?

- No desarrollan hábitos y maneras de actuar coherentes. 

- Que su comportamiento acaba muchas veces en discusiones entre los padres

- Que puedan hacer lo que desean. Si cada padre dice una cosa, ellos aprovechan esa brecha.

- El niño ve como un padre le quita autoridad al otro

- Aprende que siempre  uno de los padres gana.

- Aprenden a cuestionar la autoridad de los padres. 

¿Que produce en la pareja?

- Uno de los dos siempre se siente cuestionado.

- Malestar y discusiones entre los padres.

- A veces las discusiones ocurren delante de los padres.

- Si no se gestiona bien acaba provocando más malestar y más problemas. 

¿Que podemos hacer para resolverlo?

- Llegar a acuerdos es lo más recomendable. Sentarse a dialogar, desde el respeto y buscando la colaboración. 

- Intentar no mostrar las desavenencias delante de los niños. Hablar cuando esteis a solas, demostrar en lo que no esteis de acuerdo, siempre procurando llegar a acuerdos para el futuro. Eso si en el momento que esta ocurriendo la interacción con el niño, el otro progenitor, aunque no este de acuerdo, no debe meterse y quitarle autoridad al otro.

- Evitar menospreciar al niño o al otro progenitor. Evita los enfados desmesurados, los gritos y castigos exagerados. 

- El rencor solo genera malestar. Hay que resolver en el momento y seguir adelante. Teniendo siempre en cuanta que el cambio de hábitos lleva su tiempo y a veces se vuelve a los viejos. Mientras se corrija ese viejo habito, no pasa nada. Un simple error. 

A veces no se puede conseguir solos y es recomendable pedir ayuda a un profesional que nos oriente y asesore para conseguir unos mejores resultados.





13 comentarios:

  1. Muchos problemas a los que me enfrento en mi práctica diaria como docente tiene que ver precisamente con esta cuestión. Los chicos andan perdidos porque muchas veces no saben a quién obedecer. A veces, un progenitor esconde una situación al otro para proteger al hijo, creando un problema aún mayor. Otras veces, al ser padres separados, cada padre ejerce su función sin contar con la otra parte. En fin, es un tema muy complicado. Tus consejos van a ser muy útiles para padres en esta situación. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario. El tema de los padres separados da para otro post. Si es complicado cuando la pareja no está rota cuando esta se separa se puede convertir en una verdadera batalla.

    ResponderEliminar
  3. Uff es una situación complicada, yo a mi hijo ya lo tengo criado hoy cumple 21 años y normalmente soliamos estar de acuerdo, pero cuando no era así hacíamos lo que tu dices hablarlo en privado y llegar a un acuerdo, una solución intermedia o a veces ceder, y si el niño estaba presente morderse la lengua y callar, nunca desacreditar al otro
    Ahora que ya ha pasado el tiempo, el ya toma sus propias decisiones y entramos en la etapa en la que se puede o no estar de acuerdo con las decisiones de tu hijo y en este caso solo queda aconsejar creo yo...
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante este post, lamentablemente yo pertenezco al grupo de padres separados y es un lío. Si a eso le juntamos que hay una nueva pareja con hijos ya la tenemos liada. Ajustar todo eso es muy, muy complicado.

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo un peque de dos añitos y siempre intentamos apoyarnos en nuestras decisiones, para no desacreditarnos y perder así, fuerza o autoridad ante él. Pienso que es muy importante, apuntar ambos en la misma dirección, (siempre que sea posible). Esto es ahora… ya veremos cuando sea más mayor. Supongo que con más edad, será más complicado. Quería darte la enhorabuena por el blog. Por tratar temas muy actuales y por tus consejos. Un beso Marilo!!!

    ResponderEliminar
  6. Uff que complicado!! no me suele pasar pero es inevitable en alguna situación tengamos criterios distintos, yo directamente me muerdo la lengua si el niño está delante y no estoy de acuerdo con algo porque no son tontos y saber aprovechar la grieta, saludos

    ResponderEliminar
  7. Es una de las situaciones más desagradables con la que te puedes encontrar, y desgraciadamente, es bastante frecuente. Pero ante eso, yo me doy la vuelta, me muerdo la lengua y...cuanto hasta 20, y cuando luego estamos a solas, hablo con mi marido todo lo que tenga que hablar, pero nunca jamás delante de los chicos. Nunca nos hemos desautorizado ni discutido delante de ellos para no mostrar nuestras debilidades y nuestras diferencias, que las tenemos a veces, claro, pero es lo último que hay que hacer. Así que una vez más, vuelvo a estar 100% de acuerdo con todo lo que expones en el post, Mariló. Un beso grande!

    ResponderEliminar
  8. Un tema delicado... y por desgracias se ve constantemente. Un padre establece unos límites y el otro no, uno exige y el otro le quita importancia, ... Y si a eso le sumamos los abuelos, se hace más complicado. Y sí que es agotador pero se tiene que hacer el esfuerzo.
    Yo veo a mis cuñados que van a una y se me cae la baba porque la relación que hay entre ellos, con los niño es inmejorable. Su secreto, que se quieren y apoyan mutuamente, no se contradicen, el respeto es fundamental...
    Un bue post que todos deberíamos de leer. Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  9. Como todavía no tengo hijos, no sé lo que es enfretar esta situación, pero sí tengo la experiencia como hija y es complicado porque los niños tan listos ellos, a veces se aprovechan de los desacuardos para sacar partido. Por eso es muy importante ponerse de acuerdo y no caer en la tentación de quedar en evidencia frente a los niños. Muy instructivo tu post. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. No soy madre aún, pero esto de la educación no pinta nada fácil... Creo que una pareja tiene que ser afín en muchos sentidos para poder continuar junta, inclusive en la manera que tienen de entender la educación de sus hijos...sino apaga y vámanos! Porque como bien dices, solo traerá discusiones, incoherencias, unos hijos muy "listillos" y unos padres infelices como pareja e insatisfechos como padres... Un gran tema de debate. Besos!

    ResponderEliminar
  11. Buenas!
    Me encantan este tipo de post, pues ayuda a los padres, en ocasiones nóveles y sin práctica a identificar el grave problema de la discordancia entre ellos y las terribles consecuencias que acarrea para el menor. Por culpa de esta disyuntiva educativa muchos menores andan vagando por un mundo que les es ajeno, y no tienen una tabla firme a la que asirse, por eso, terminan hundidos.
    Muchas gracias reina. mil besos

    ResponderEliminar
  12. Un post muy interesante Mariló. No podría sentirme más identificada con lo que cuentas. Yo soy madre de un niño de 7años y de un bebé y en muchas ocasiones hemos tenido situaciones como las que cuentas en las que mi marido y yo hemos estado en desacuerdo. Tomo nota de tus consejos, a ver si cuando nos surjan este tipo de disputas podemos resolverlas de la mejor manera posible.
    "Educar a un hijo es una tarea difícil y a veces muy cansada" me ha encantado esta frase, quizás sea algo dura, pero es una bofetada de realidad que todos los padres hemos vivido.
    Enhorabuena por tu post Mariló.
    Nos leemos!!!
    ;-)

    ResponderEliminar
  13. Pues es una situación muy complicada y además es que me he visto en esa situación alguna vez. Se pasa mal porque si no se llega a acordar la manera de actuar, es muy fácil volver loco al niño.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Copyright © El diario de las dudas.

Designed by ScreenWritersArena