Blog de psicología y reflexiones para mujeres inquietas. Consejos y reflexiones para padres de adolescentes

jueves, 26 de mayo de 2016

SIETE RESPUESTAS INÚTILES FRENTE A UN ADOLESCENTE


psicologia-comunicación-adolescentes



¿Cuantas veces has dado una respuesta que no ha servido para nada a tu hijo adolescente? ¿Muchas veces? Unas cuantas sospecho que es la respuesta que me estáis dando en este momento. ¿Verdad?

Pero ¿qué es una respuesta inútil?. Aquella que no consigue establecer una comunicación con tu hijo o la establece mal. ¿Por qué? Porque el adolescente no se sienta comprendido ("déjalo mamá, no entiendes nada"), o arropado ("no se para que te cuento nada, siempre me criticas") o incluso querido ("no me entiendes, no me comprendes, no me quieres"). Esas respuesta que nos provocan frustración y a veces enfado, ya que nos aleja más de nuestro hijo. Si, ese hijo que hasta hace poco era nuestro niño y ahora es un ser desgarbado,que ya es más alto que tú,  huraño con nosotros que no con los amigos, contestón,...............te dejo espacio para que lo completes.

Los dos anteriores artículos hable sobre como mejorar la comunicación con nuestros hijos adolescentes.
Os recuerdo alguno de los consejos que podéis encontrar en ellos. Para entender plenamente este post os recomiendo leer los dos anteriores, si no parte de lo que se explica aquí no tendrá significado

El aspecto más importante en las habilidades comunicativas es la escucha. Escuchar significa aquí entender realmente lo que te está diciendo esa persona y saber transmitirle que has entendido lo que has escuchado. Esto va más allá de no interrumpirla y escuchar sus palabras. Practicar la escucha activa mejorara vuestras habilidades de comunicación, en general no solo con vuestros hijos adolescentes. 

Para mejorar la comunicación con tu hijo adolescente además de escucharlo, debes aceptarlo, expresar lo que tú sientes, respetar su intimidad, animarlo a que sea independiente y se coherente.

hijos-adolescentes-errores-comunicacion



Vamos a empezar a hablar de esas respuestas inútiles frente a un adolescente y a poner algunos ejemplos para entenderlo mejor. Además de una reformulación y como podemos reflejar los sentimientos. Recordad, al reflejar los sentimientos estamos transmitiéndole aquellos sentimientos que creemos le provoca la situación, sus sentimientos no los tuyos.


1. Razonar: a veces el razonar no sirve de nada, no necesitan que le demos una respuesta con la cabeza o que le solucionemos su problema. Sólo que les escuchemos, el tipo de escucha del que ya os he hablado. 

Hijo: "Quiero trabajar, pero también quiero sacar buenas notas y jugar en el equipo de baloncesto".

Padre (respuesta razonada): "No se pueden hacer tantas cosas al mismo tiempo y el día solo tiene veinticuatro horas".

Reformulación: "Es difícil decidir en que va a emplear uno su tiempo"
Reflejo de sentimiento: ""A veces nos frustramos cuando tememos que no vamos a poder hacer todo             lo que queremos"



2. Usar frases hechas: esas frases que se han usado que ya están muchas veces vacías de contenido. Muletillas la mayoría de veces que no comunican nada, ni si lo has comprendido, ni si lo has escuchado realmente. ¿Cuantas veces las usamos en la vida  para salir del paso?. 

Hijo: "Estaba convencido que iba a sacar mejor nota.  No me puedo creer que no lo haya conseguido"

Padre (frase hecha): "Eso te enseñara a no hacer castillos en el aire" o "el cuento de la lechera".

Reformulación: "Todo hacia esperar un sobresaliente"
Reflejo de sentimiento: "¡Que desilusión!"


3. Sermonear: Los sermones no siempre son útiles, ni siquiera desde el púlpito muchas veces.  Y su utilidad es más que dudosa cuando eres padre. Si no recuerda los sermones de tus padres, valora su utilidad en su momento del 1 al 5. ¿Qué puntuación le das?. Reconozcamoslo, los sermones en nuestras interacciones sociales no son la mejor forma de comunicarnos. 

Los sermones que empiezan con la coletilla "yo a tu edad....." y si además le añadimos alguna ironía tendremos asegurada la desconexión de nuestros hijos, bueno de cualquier oyente. La mayoría de nosotros cuando oímos coletillas de este estilo dirigimos nuestra mirada hacia arriba, pensamientos del tipo "ya estamos..." y algún suspiro soltamos. 

Hijo: "Todos mis amigos tienen un móvil de ultima generación, me gustaría uno nuevo"

Padre (sermón): " Esos móviles son muy caros, ya va siendo hora que aprendas el valor del dinero. El dinero no crece en los arboles, trabajo mucho para gastarlo en tonterías. Yo a tu edad ya trabajaba y me pagaba mis caprichos......"

Reformulación: "Tu eres la única que no tiene móvil de ultima generación"
Reflejo de sentimientos: "Te sientes menos que los demás por no tenerlo"


4. Restar importancia a lo sucedido:  este tipo de respuesta suele provocar conflictos ya que puede hacer sentirse incomprendido a vuestro hijo. Los padres intentamos ponerle perspectiva las cosas o restarle importancia pero al hacerlo nuestro hijo puede a llegar a entender que se duda de su percepción.

Hijo: "M. me agobia con su nuevo juego, yo no quiero jugar y el no me deja en paz"

Padre (restar importancia): "Hijo no será para tanto, si no quieres jugar no lo hagas. Menudo problema, pues no hay problemas más serios."

Reformulación: "Tu no quieres participar de ese juego"
Reflejo de sentimientos: "Te hace sentir mal e incomodo que te intenten forzar a jugar"


5. Criticar las características personales: este tipo de respuesta suele comenzar con "lo que te pasa a ti....". Poneros en situación que le contéis un problema a un amigo y cuya respuesta sea  una critica a tu persona. Os hará sentir mal, molestos e incluso enfadado ¿verdad?. Pues igual les pasa a vuestros hijos. Si ante un problema que nos plantea la respuesta  es un crítica a sus características personales el campo de batalla esta servido. 

Hijo: "No soporto hacer deberes"

Padre (critica): "Lo que te pasa a ti es que eres un indisciplinado, incapaz de organizarte, además de perezoso. Por el mundo no se puede ir así es muy duro y ya veras".

Reformulación: "No es muy divertido hacer deberes"
Reflejo sentimientos:"Si que a veces  cuesta ponerse a hacer algo que no gusta"


6. Compadecerse o mostrarse demasiado comprensivo: después de todo lo leído parece la mejor forma de responder, pero no es así, es la peor. ¿Por qué? Porque la sobreprotección  es mala. Un niño mimado nunca crecerá y eso puede ser más incapacitante y frustrante que vivir toda la adolescencia lleno de  una carga de cólera y de frustración mayor de la habitual pero creciendo. Además nadie sabe exactamente como se siente el otro. Los padres que afirman saberlo están dando por sentado que sus hijos con completamente transparentes e ingenuos. Por no decir, que ellos también están pecando de ingenuos. Reflejar sentimientos es una manera de mostrar comprensión. Decir "se como te sientes exactamente" es humillante y hace perder entusiasmo. Os vuelvo a pedir que os pongáis en situación, si al hablar con un amigo o con vuestra pareja esta parezca tener una bola de cristal y se crea capaz de saber cuales son vuestros sentimientos. Incomodo sería la menos que podríamos decir. 


7. Pronosticar: con esta respuesta intentamos evitarles sufrimientos a nuestros hijos y como todas las demás no sirven para nada.

Hijo: "He ahorrado dinero y me gustaría hacer un curso en Inglaterra para perfeccionar mi inglés"
Padre: "No me parece muy buena idea, no estas acostumbrado a estar fuera de casa y más en un país extranjero, no aguantarás y volverás a los dos días. Con lo caro que son esos cursos estarás tirando el dinero"

Reformulación: "Hacer ese viaje es algo que tu quieres y que tu has planeado"
Reflejo sentimientos: "Tienes interés en aprender y en probarte. Estás orgulloso de lo que has conseguido solo".


Hasta aquí las siete respuestas inútiles que usamos con nuestros hijos. ¿Cuantas de ellas usáis?. A lo largo del post os ofrezco un plan b, una forma de comunicación que os permitirá sentaros a hablar con vuestros hijos y a llegar a avanzar en vuestra relación con ellos. Practicarlo y recordar lo que siempre os digo no se cambia nuestros hábitos en un día. Si queréis mejorar la comunicación es un trabajo de un día tras otro y de no desalentarnos cuando no conseguimos lo que queremos o volvemos a las viejas respuestas inútiles. Un secreto hasta los profesionales a veces caemos en ellas. ^-^.

Por cierto si algo de lo que habéis leído os ha gustado os agradeceré que lo compartáis en las redes sociales, puede ser de utilidad para alguien y a mi me haréis infinitamente feliz.





comunicación-adolescencia




4 comentarios:

  1. Como ya te he comentado en posts anteriores, tengo hijos en edad adolescente, y leyendo el post no he parado de asentir con la cabeza y de pensar "Mariló me debe haber puesto un micrófono oculto, porque está enumerando todas las conversaciones que tengo con ellos". Y es que es tan, pero tan difícil no caer en el sermón, en compararte con ellos cuando tú eras joven, en tirar de refranero o convertirte en adivina e ir por delante de lo que va a pasar. Es muy difícil no caer en esas trampas, y muy difícil pararte a pensar y rectificar, sobre todo cuando ves (o crees que ves) que se están equivocando. Pero bueno, será cuestión de paciencia y de ir superando retos día a día para mejorar la relación con ellos. Me ha encantado tu reflexión, como siempre, Mariló. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Mariló yo no tengo hijos,pero me veo muy reflejada en mi época adolescente,menos en lo de los móviles,que no había,jajajaja.
    Cuánta falta hacen estas reflexiones tuyas,de verdad que si!! No sé si es más difícil ser adolescente...o padre de adolescente,ufff qué complicada las dos partes.
    Un post genial,sigue así!! Lo comparto ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Ya mis hijas pasaron de la adolescencia, pero si recuerdo esa etapa con los típicos sermones.Y todavía ahora a su padre le encanta seguir comparando su época con la que ellas viven.Creo que escuchar y aprender a comunicarnos es una asignatura pendiente en nuestras relaciones como personas independientemente de la edad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo no tengo hijos, pero a efectos prácticos los tengo. Intentar razonar con un adolescente es tarea imposible; tanta tecnología,tanto valorar sus derechos (acaso no tienen obligaciones?), consentir sus malos modos.

    Es un problema muy complejo, donde desde la casa puedes hacer algo, pero qué influencia tienes a nivel de instituto, o a nivel social, con los malditos vídeos de Youtube?.

    Yo creo que más de un adolescente crecerá cuan mata salvaje en el campo; a saber cómo estará la mata campestre.

    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Copyright © El diario de las dudas.

Designed by ScreenWritersArena