Blog de psicología y reflexiones para mujeres inquietas. Consejos y reflexiones para padres de adolescentes

martes, 24 de marzo de 2015

TÉCNICAS DE ESTUDIO (CONSEJOS A LA HORA DE ESTUDIAR)

CONSEJOS A LA HORA DE ESTUDIAR  (TÉCNICAS DE ESTUDIO)


En esta entrada encontrareis algunos consejos o técnicas que nos ayudarán a la hora de estudiar. Estos consejos no son "reglas mágicas" que nos permitirán aprobar, pero si una ayuda que nos permitirán ser más eficaces.
¿Cómo aprendemos?. Aprendemos de muchas manera y eso daría para otra entrada. Pero lo que si está demostrado es que es aprendemos mejor lo que tiene significado para nosotros, si relacionamos lo nuevo que aprendemos con cosas que ya sabíamos antes. 
Aprender depende de nuestra capacidad, de los conocimientos anteriores y de la utilidad o significado que tiene para nosotros lo que estamos estudiando.
A veces nos boicoteamos a nosotros mismos, diciendo que somos incapaces de aprender, porque las primeras veces nos costo o incluso fracasamos. Eso no es así, todos tenemos la capacidad de aprender, solo tenemos que poner las ganas y los medios.
En la sociedad actual el aprender no es un lujo, es una necesidad. Vivimos en una sociedad de cambios constantes, con nuevos retos y nuevos conocimientos a nuestro alcance. Nunca hemos vivido en una sociedad con tanta información y con tantos medios que por un lado nos faciliten el aprendizaje y por otro nos exija aprender continuamente (por ejemplo a manejar el nuevo móvil, la tablet,......).

Aquí tienes unos consejos que poniendo ganas e ilusión te harán más fácil aprender.



  •    Antes de ponerte a estudiar… planifica.
  •   Apuntes. Toma nota de lo que importa.
  •   En forma. Mens sana in corpore sano.
  •   El horario. ¡Organízate!
  •   Lugar de estudio. Cada cosa en su sitio.
  •   El momento de estudio. A estudiar toca.
  •   Subrayado. Destaca lo importante.
  •   El esquema. Ordena las ideas.
  •   Resumen. Sé breve.
  •   Repasar. Asegura lo aprendido.
  •  Descansa. Recarga las pilas.
  •   El examen. El momento de la verdad.

ANTES DE PONERTE  A ESTUDIAR PLANIFICA


     Tienes que decidir cómo vas a aprovechar el tiempo. Que vas a aprender y cuanto tiempo.

      Debes estudiar lo que necesites, sin dejar nada a medio, tomate el tiempo que debas. De lo contrario lo aprendido será confuso y no servirá de nada.

             Haz un horario de estudio. Planifica tus actividades diarias. Debes ser realista.

         El horario debe ser flexible, adaptado a los improvistos que surjan.

            No olvides incluir tiempo para el ocio y el descanso.




EN FORMA. MENS SANA IN CORPORE SANO.

             Para estudiar es importante tener tanto un buen estado físico como psíquico.

           Se recomienda una alimentación equilibrada, rica en fósforo, calcio y vitaminas. La comida es tu gasolina.

             No te excedas en comidas copiosas. Recuerda la pesadez de estomago te impedirá estudiar

        Es aconsejable comer pocas cantidades, pero varias veces al día.

             Duerme entre siete y nueve horas diarias. El descanso es fundamental para el estudio.

        Si eres de los que se estresan y quieres garantizar un sueño tranquilo, toma un baño de agua tibia                   antes de cenar o acostarte.

             Los ejercicios de respiración profunda también relajan.

             El ejercicio físico de manera habitual es otra buena práctica contra el estrés.

             No conviene tomar estimulantes para estudiar. Las bebidas ricas en cafeína, como el café o  la cola, te          pueden poner nervioso y producir un efecto contrario al que deseas.











EL HORARIO. ORGANÍZATE

       Acostúmbrate a tener un horario fijo de estudio.

           Haz descansos de 5 a 10 minutos cada hora.

           Se recomienda estudiar de lunes a sábado de 2 a 3 horas diarias.

         Administra bien el tiempo de estudio. El tiempo es difícil de controlar y fácilmente se 
     desperdicia en tareas improductivas y sin objetivos.

      Utiliza los domingos para el ocio y tus hobbies.





EL LUGAR DE ESTUDIO

           Estudia siempre en la misma habitación. Te ayudará a concentrarte

         El lugar de estudio debe estar aireado y ventilado.

           Tiene que haber una temperatura adecuada. Ni demasiado frío, ni demasiado calor.

      Estudia en una habitación sin ruidos. En todo caso, música suave.

            Procura que no haya distracciones como televisión, radio, juegos, móvil o adornos en la            mesa.

            La mesa de trabajo debe tener todo el material necesario para el estudio.

           La luz debe ser preferentemente natural, si no blanca o azul. Debe venir del lado contrario a   la mano           con  la que escribes.

           Es recomendable un flexo con una bombilla azul de 60 w. En el resto de la habitación una luz  tenue.

        La mesa y la silla deben estar en consonancia con tu estatura.

            La silla debe ser cómoda, pero no en exceso y con respaldo.

          El tronco debe estar estirado y la espalda apoyada en el respaldo de la silla.

            Debes estar a unos 30 centímetros de los apuntes o el libro de estudio.







A ESTUDIAR TOCA

 Es importante estar decidido a la hora de ponerte a estudiar. Hay que mentalizarse que es un trabajo que hay que hacer y es mejor hacerlo con ganas y alegría.
 Primero ojea la lección.
 Separa las partes de las que consta el tema.
 Observa los dibujos y gráficos.
  Intenta relacionar ese tema con conocimientos adquiridos anteriormente.
  Haz una síntesis inicial del tema.



EL SUBRAYADO
 Trata de comprender el tema antes de empezar a subrayar.
  El subrayado es una selección crítica. Debes destacar las ideas principales.
 Lo subrayado debe de tener sentido completo.
  Subraya las ideas principales con rojo o raya doble.
  Subraya con azul o raya sencilla las ideas secundarias, ejemplos y datos.
  No se aconseja utilizar más de dos colores.
  Una raya vertical en el margen significa que se marca todo el párrafo.
  Otros signos que puedes usar son el redondeo, para numeraciones o clasificaciones; recuadro, para enunciados, nombre o fechas claves; interrogación, cuando hay indicios de error; admiración, para comprobar una afirmación; punto, cuando haya que completar con otras lecturas…
  Se aconseja subrayar entre un 25 y 30% del texto.

ESQUEMA  Ordena las ideas

  Ordena de modo lógico las ideas principales y secundarias subrayadas.
 Clasifícalas según tu criterio.
 Utiliza tus propias palabras. Será más fácil memorizar luego.
 Ante todo brevedad, frases cortas, precisas y claras.
  Intenta decir todo lo importante en el menor espacio posible.
  El esquema debe tener una presentación limpia.
 Puedes utilizar el símbolo de las flechas como nexos de unión
  Debes hacer un título que resuma el contenido.
  Divide el tema en tres o cuatro apartados que recojan varias ideas principales y que de ellas cuelguen las secundarias.
  Deja espacios en los márgenes para posteriores anotaciones.
 Utiliza el mismo sangrado para los mismos apartados.
 Hay varias clases de esquemas: numérico (sólo número), mixto (números romanos, letras mayúsculas y minúsculas, números…) y el cuadro sinóptico (de gráficos o llaves).
  Utiliza el cuadro sinóptico para fechas, nombres, cantidades…


RESUMEN  Sé breve

  Se suele hacer después del subrayado y de haber estudiado el tema.
  Se debe hacer intentando no mirar los apuntes.
  Debe ser breve pero con todas las ideas principales.
  Luego debes leerlo detenidamente con el texto original para completar lo que falte.

REPASAR  Asegura lo aprendido

 Consiste en repetir mentalmente las ideas principales del subrayado o esquema.
  Se debe hacer con los libros cerrados y apuntes a un lado.
  Se debe comprobar con los apuntes.
  Se ha de repetir este paso hasta memorizar el esquema y tener la seguridad de que sabes la materia.
  Se recomienda llevar a cabo todas las buenas prácticas que hemos comentado. Los atracones de última hora no funcionan. La memoria hay que usarla los días anteriores al examen principalmente para memorizar los esquemas.

DESCANSA  Recarga pilas

  Cuando llegue el momento de descansar, sal de la habitación en la que estudias. Relájate, come algo, charla con alguien, pasea, o cualquier otra cosa que no esté relacionada con el estudio. De esta manera, evitarás la fatiga mental.




EXAMEN. El momento de la verdad

  Es importante ir en buenas condiciones físicas y mentales.
  Descansa bien la noche anterior. Como mínimo duerme 6 horas.
 Acude con todo el material necesario.
  Antes del examen dedica unos minutos a relajarte: respira hondo, cierra los ojos… Te ayudará a controlar los nervios naturales del comienzo del examen.
 Escucha siempre las indicaciones del profesor, antes y durante el examen. Son importantes.
  Da un vistazo general al examen para organizarte el tiempo.
  Distribuye el tiempo y las preguntas.
  Si ves alguna pregunta que no sabes, no te pongas nervioso. Déjala para el final.
  Haz primero las preguntas que te sepas mejor.
 Es importante tener en cuenta qué tipo de examen vas a tener (desarrollo, tipo test…) y qué quiere el  profesor (concisión, claridad…)
  Lee detenidamente las preguntas para saber exactamente lo que te piden.
  Recuerda destacar en tu examen aquello que el profesor ha destacado en clase.
  Responde a la pregunta. No te vayas por los cerros de Úbeda.
  Para hacer exámenes de desarrollo: haz un esquema de los puntos que quieras tratar en un hoja aparte.
  No respondas como un telegrama, ni tampoco te enrolles demasiado.
 Repasa todo el examen antes de entregarlo, fijándote en faltas de ortografía, omisiones, redacción. Tan importante es saber como parecer que sabes y esto los profesores lo tienen en cuenta a la hora de puntuar.
  Mira al reverso por si hay más preguntas. No serías el primero que con las prisas y nervios, deja sin responder una pregunta que sabe, simplemente porque no la ha visto.
  Cuida la limpieza, la letra y la presentación. Es fundamental que el profesor te entienda.

Y SI, DESPUÉS DE TODO, SUSPENDO

  Tranquilo, de los fracasos también se aprende. Reflexiona e intenta encontrar las razones de porqué ha sucedido.
 Si han sido los nervios los que te han jugado una mala pasada, ya sabes, practica técnicas de relajación y deja a un lado las bebidas excitantes.
 Si el motivo del suspenso ha sido que no estudiaste lo suficiente o de la manera adecuada, planifícate mejor y empieza a estudiar desde ya para los próximos exámenes. Ten en cuenta en qué has fallado, para no volver a hacerlo y echa mano de estos consejos cuando te despistes.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Copyright © El diario de las dudas.

Designed by ScreenWritersArena