El diario de las dudas

Blog de psicología y reflexiones para mujeres inquietas. Consejos y reflexiones para padres de adolescentes

lunes, 24 de abril de 2017

DAME, DAME,.... O ¿QUE HACER CON ADOLESCENTE CAPRICHOSO EN CASA?




ADOLESCENTE-CAPRICHOSO-PSICOLOGA




¿Que hacer con un hijo caprichoso en casa? 



"Mamá quiero......., papá necesito........, mamá dame......., papá cómprame........". Si esto supone un problema con tu hijo adolescente nos está diciendo  que este se arrastra desde hace tiempo. Comenzó la primera vez que vuestro hijo armo una rabieta en un lugar público y se le concedió lo que quería por no soportar sus gritos y las miradas de la gente de alrededor. Si el hábito de darle lo que quiere se remonta a cuando era pequeño es posible que modificar esa conducta sea complicado y lleve algún tiempo, pero si lo consigues, su vida adulta será mucho más fácil, ya que la vida no nos concede todo por mucho que armemos pataletas. ¿No os parece?

¿Cual es el primer paso?. Simple el primer paso es decir NO. Ojo he dicho  simple que no fácil. Un consejo es que no te enfades ya que le reacción del adolescente probablemente no vaya a ser agradable. Será mejor para ti si lo pasas sin enfadarte o por lo menos sin demostrarlo.  Limítate a decir no con firmeza, y mantente en esa posición. Es complicado ya que tendrás que soportar el berrinche del otro lado además de luchar contra tu hábito ya establecido de ceder que no nos engañemos es mucho más fácil en ese momento. Así que respira hondo, coge fuerzas, recuerda porque lo haces, di un no claro y mantente en tu posición

Os recuerdo que la coherencia no es decir que no a todo, simplemente una vez que se ha dicho no a algo, no debes cambiar de actitud.

Lo que digo no es con la intención que digáis no a un petición razonable. Esto esta escrito pensando en aquellos padres de si fácil. Recordad que no todos los adolescentes son unos consumidores irresponsables, lo que si es cierto es que a esta edad empiezan a definir sus necesidades y gustos. Pero ponerles limites sigue siendo cosa nuestra mientras incentivamos su independencia y capacidad de decisión.

Pregúntate si tu hijo tiene demasiado ropa, vídeo-juegos, consolas, relojes,........., si ya se que vivimos en una sociedad en el que tenemos demasiadas cosas, por lo menos en nuestro mundo occidental. Pregúntate si realmente necesita el último modelo de móvil, o unas deportivas nuevas cuando ya tiene dos pares en buen estado. Pregúntate si quieres un hijo consumista o hijo responsable. ¿Te lo has planteado?, ¿cual es tu respuesta?.

Si tu hijo es de los que esta acostumbrado a conseguirlo todo simplemente pidiendo puedes contar con la garantía de que se rebelará, chillará y os causará dolor de diversas maneras. Recordad manteneos firmes y ser coherentes, con paciencia y persistencia la costumbre del "dame" desaparecerá. 

Pongamos un ejemplo os presento a Bea, hermana de Pablo, ya hemos hablado de él en otros post. Bea tiene dieciseis años y su frase favorita es: "Mamá/papá necesito......". Para quien no la conozca Maria es la madre de Pablo y de Bea.

Bea: "Mamá necesito unos vaqueros nuevos"

María: "La semana pasada estuvimos de compras y compramos todo lo que te hacia falta. Además tienes ya dos pares."

Bea: "Si pero no me gustan, necesito unos nuevos."

María: "No, ya hablamos y hasta la temporada que viene no hay más compras."

Bea: "No te vas a arruinar por unos vaqueros, a mis amigas se los han comprado"

María: "No" (tono tranquilo y firme).

Bea: "Tu tienes quinientos pantalones y a mi no me quieres comprar ninguno. Tacaña. Te odio"

María (guarda silencio y se mantiene firme)

Esto es un ejemplo, aviso que Bea saldrá de la habitación nada contenta y probablemente seguirá insistiendo unos días, además de estar de mal humor. María debe mantenerse firme en su decisión de no comprarle unos vaqueros nuevos. Seguro que el mes que viene hay unas deportivas estupendas sin las que no puede vivir y al otro el nuevo modelo de tablet. 

De este dialogo podemos aprender lo siguiente:


  • No es necesario que justifiques tu comportamiento. Las razones para el no son obvias. El empeño de Bea en restar validez al no es una simple y llana manipulación. 

  • En estas situaciones es mejor no hacer caso de las exigencias, declaraciones de odio o sarcasmos. Siguen siendo herramientas de manipulación y si entras en la discusión le estarás siguiendo el juego. Os repito lo dicho un poco más arriba, simple que no fácil.

  • ¿Por qué?. Responder a esta pregunta solamente cuando no ha quedado claro el motivo. En una conversión tranquila el porque es válido. En una discusión es otro intento de manipulación, una agresión a la que no se debe responder.

  • No te defiendas en una discusión exagerada. Puedes entrar en el juego de tu hijo recordandole todo lo que haces por él, el que tú a su edad no tenias tantas cosas, lo responsable y buen hijo que eras, lo desagradecido e infantil que es. Todo eso te lo guardas, no le sigas la discusión con un simple no sobra.

Pongamos otro ejemplo:

Pablo: Papá llévame a casa de Luis.

Papá: ¿Cómo?

Pablo: Que me lleves en coche a cada de Luis.

Papá: No, Pablo ve andando o en bici.

Pablo: Pero papá ¿qué te cuesta, se vamos en coche?

Papá: No

Pablo sale dando un portazo coge su bici y va a casa de su amigo. Con varias veces como esta su padre dejará de ser el chófer de paseando a míster Pablo ^-^. Eso si recordad que si consideráis que es recomendable llevarlo por el motivo que sea (el amigo vive lejos, querías aprovechar unos momentos de tranquilidad para charlar, esta lloviendo......) hacedlo. 


La única respuesta a una petición irrazonable es decir firmemente "no"


Por cierto si algo de lo que habéis leído os ha gustado os agradeceré que lo compartáis en las redes sociales puede ser de utilidad para alguien y a mi me haréis infinitamente feliz.










Leer más

viernes, 2 de diciembre de 2016

5 CONSEJOS PARA CRIAR UN ADOLESCENTE SOSTENIBLE


consejos-educacion-sostenible-adolescencia

¿Qué es la crianza sostenible? Mi amiga y compañera en la aventura bloguera Rosa Mª tiene un blog en el que nos explica en que consiste, un rincón desde el que nos habla de la educación y la crianza desde otra perspectiva más respetuosa. Rosa es además de bloguera, profesora de secundaria y mamá de un maravilloso niño. Y generosamente se ha pasado por aquí para explicarnos como podemos conseguir que nuestros hijos adolescentes sean más sostenibles. En esta época de la vida es muy normal que se lancen al consumo voraz, busquen marcas y empiecen una carrera de comprar por comprar. Cosa que normalmente a los padres nos pone un poco de los nervios. Os dejo con Rosa, sus consejos están llenos de sentido común y son muy sencillos de seguir. Os animo a leerlos y seguirlos. 



Es el décimo cuarto cumpleaños de Iván que está cursando 3º de la ESO. Como es un buen estudiante, sus padres le han regalado una nueva consola de videojuegos, un Ipad y unas zapatillas de una marca muy conocida. El adolescente presume de ellas en clase el lunes a primera hora ante la admiración y la envidia de sus compañeros de pupitre.
La anécdota da pie a un interesante debate sobre los hábitos de consumo de los adolescentes. ¿En qué gastan el dinero los adolescentes? ¿Cuáles son sus hábitos de consumo?
La mayoría de ellos confiesa comprar ropa al menos dos veces  al mes. Algunos alumnos reconocen que no miran el precio de lo que compran y  menos su procedencia. Alberto, un alumno que se sienta en la última fila, defiende lo mucho que le quieren sus padres porque siempre le compran ropa de marca y exhibe orgulloso su “plumas” nuevo (sobran los comentarios).
Otros afirman que suelen consumir porque la ropa es barata y todo el mundo lo hace. La mayoría de ellos reconoce haber comprado alguna prenda u objeto que nunca llegaron a usar pero que compraron porque estaba de oferta, porque llevaban dinero en el bolsillo o porque simplemente se aburrían.
Si pregunto por otros bienes de consumo como  los productos tecnológicos, la mayoría se reconoce como cliente de ciertas multinacionales del sector de la informática y los videojuegos. Se saben muy bien el eslogan de una conocida tienda “Yo no soy tonto”.
Ante este panorama cabe preguntarse si es posible que sean capaces de adoptar pautas para un consumo responsable.
Sin embargo, antes de todo ello, debemos plantearnos nosotros como padres qué ejemplos damos a nuestros hijos con nuestros hábitos de consumo.
Si cambiamos cada año de coche o nos pasamos la vida comprando y acumulando objetos inútiles o vamos detrás de cualquier ganga a mitad de precio, no podemos quejarnos de que nuestros vástagos sean víctimas de la sociedad de consumo.
¿Son los adolescentes consumistas o somos los adultos lo que les hemos contagiado nuestra fiebre por comprar y comprar?
No tengo la respuesta a esta pregunta pero sí te puedo ofrecer una serie de claves que te ayudarán a que tu hijo sea un adolescente más consciente y respetuoso con su entorno.
Consejo 1
Planta una tomatera.
O una lechuga o albahaca. No importa tanto la planta en sí, como el objetivo por el que lo haces. La teoría la aprendieron en el instituto pero no la han aplicado nunca.
Plantar, regar, cuidar y después recoger los frutos, son aprendizajes para la vida. Les permitirán ser más conscientes del entorno en el que viven.
Puedes colocar la  maceta en el alfeizar de la ventana, o si tienes gatos como yo, colocarla entre las contraventanas o en un lugar donde no tengan acceso.
Vale, no he plantado nunca un árbol. No importa, hay tutoriales en Youtube que te explican cada paso.

Se trata de algo sencillo que no requiere de muchos cuidados pero que tiene enormes beneficios: se trata de una actividad que podéis hacer juntos, desde elegir la planta, la maceta, dónde la vais a colocar y cuáles son los cuidados que requiere diariamente.
Aunque apenas les interesen las plantas, comerse un tomate recién cogido de la mata es una delicia hasta para el más escéptico. Además, cultivar un alimento en casa, mejora el aire que se respira, ya que atrapa el CO2.
Son todo ventajas, así que no tienes excusa.
Consejo 2
Cocina comida en familia.
Es simple, fácil y barato. Cocinar comida no es comprar un producto preparado y meterlo al horno o calentarlo al microondas.
Por supuesto, que todos vamos mal de tiempo y parece que cocinar es algo irrelevante. Sin embargo cocinar debería ser un pilar en nuestras vidas, ya no solo desde el punto de vista de la salud, sino también desde el punto de vista educativo.  
La publicidad hace muy bien su trabajo vendiéndonos un sinfín de productos para que no tengamos que hacer nada a fuego lento.
Luego no le echemos la culpa al chaval por pasar parte de la tarde atiborrándose de hamburguesas en McDonald’s.
De nada sirve decirle que es malo para la salud merendar bollería industrial. Seguirá zampándose un Bollycao sin mover una pestaña. Es infinitamente más útil enseñarle a preparar repostería casera. Será más consciente de lo que come y de cómo lo come.
Lo fundamental es integrar la cocina en la rutina diaria. Eso pasa por preguntarle qué desea comer.  Aunque no te guste la respuesta y prefieras una opción diferente, respeta su decisión.
Es imprescindible que le dejes entrar en ese espacio sagrado. Debemos perderle el miedo a la situación, ya que cocinará bajo tus directrices. Aún será mucho mejor si trabajáis en equipo, puede ser tu pinche de cocina.
Una vez hayáis acabado se sentirá orgulloso de lo que habéis elaborado. Puede que no sea el manjar más apetecible pero seguro que os lo coméis encantados.
Consejo 3
Opta por un ocio al aire libre.
Tu cartera y tu salud te lo agradecerán.
Si el tiempo de relax que pasas con tus hijos se limita a ir al centro comercial y caer en las ofertas de cada semana, tú y tus hijos solo querréis gastar.
Cambiar el centro comercial por una mañana haciendo senderismo en la montaña, patinando en el parque o visitando rincones que aún no conoces de tu ciudad, es bastante más sano, más barato y más sostenible.

Si optáis por la montaña respiraréis aire puro, haréis deporte y podréis disfrutar de bellos paisajes. Además podéis aprovechar diferentes épocas del año para recoger setas, disfrutar de la nieve o pasar un rato agradable huyendo de los calores estivales.
Consejo 4
Anímale a que haga deporte.
Deporte no es permanecer durante horas delante de una pantalla, lo siento. Toca apagar el ordenador, la Playstation o la Wii. Y sí, en el concepto pantalla también está  incluido el móvil.
Cualquiera que pase tiempo con un adolescente reconocerá que se pasan la vida delante de una pantalla, o la del móvil o la del ordenador. Y si no está conectado a algo es porque está castigado.
El tiempo que pasan con la tecnología va en detrimento del tiempo que ya no dedican al deporte.
Aunque a tu hijo le apasionen los videojuegos no es sano ni para él ni para el planeta pasarse las tardes conectado.
Pero para que salga de la cueva (su habitación) tendrás que ofrecerle algo que sea de su interés.
Anímale a practicar un deporte que le guste y que se le dé bien, si puede ser en equipo mejor. Será un tiempo muy fructífero para él. El deporte transmite una serie de valores que son perfectamente compatibles con los del cuidado al medio ambiente.
Consejo 5
No se compra nada hasta que no se tire algo.
Los adolescentes tienden a acumular objetos. Ya sea de cuando eran más pequeños o cosas que no utilizan pero que siguen en la habitación durante años. No es la primera vez que una madre llama a la habitación de su hijo, “Leonera”.
El desorden hará, que en ocasiones, ni siquiera recuerde donde estaba algo que necesita o lo reemplazará porque lo ha perdido.
La regla es muy simple: antes de comprar hay que tirar algo.
No puede ser que una adolescente tenga más zapatos que Imelda Marcos o más básicos de otoño que El Corte Inglés. Debe primar el sentido común: se compra aquello que es imprescindible y  necesario.
Si algo ya no nos sirve, lo más sensato es desprendernos de ello.
No se trata de tirar todo a la basura, ya que son objetos que pueden tener una segunda vida. Estos objetos y prendas se pueden donar a otras personas o instituciones. Así daremos un valor al objeto inútil y trataremos de reafirmar al adolescente en su deseo. Si la compra tiene unas consecuencias directas será más responsable de lo quiere comprar y porqué.

Espero que estos consejos te ayuden a criar un adolescente comprometido con su entorno y más crítico con la sociedad de consumo.
Y tú, ¿Qué opinas de estos consejos? ¿Te parecen fáciles de llevar a cabo? ¿Añadirías algún otro?
Leer más

lunes, 28 de noviembre de 2016

MI HIJO YA NO HABLA CONMIGO

CONSEJOS-PSICOLOGICOS-COMUNICACION-ADOLESCENTES

"Ya no hablas conmigo"


María siempre ha estado orgullosa de la buena relación con su hijo Pablo, siempre fue un niño que le contaba sus preocupaciones y sus pequeñas aventuras del día a día. Pero desde hace algun tiempo María siente que su hijo se ha alejado de ella. Ya no le cuenta nada, prefiera hablar con sus amigos o con su tío. Cuando llega a casa se encierra en su habitación y solo sale al tercer aviso para cenar o comer. Está preocupada, ¿porque no quiera hablar con ella?. Además cuando se organiza una salida familiar cuesta una pelea para conseguir convencerlo que se una. María a veces siente que hay una separación insalvable entre ellos.

Si tienes un hijo adolescente te sonará la historia. "Mi hijo ya no habla conmigo", es una frase que se suele oír en los padres de un adolescente. Los padres empiezan a sentir que se alejan de sus hijos y que la relación se deteriora.  

Cuando esto ocurre los padres empiezan a sentirse rechazados, que sus hijos se alejan de ellos, creen que la relación con sus hijos se deterioran. El hijo que les contaba todo o casi todo ahora no les cuenta nada o casi nada.

!Alto¡. Te cuento esto es un proceso normal, tu hijo no ha dejado de quererte ni de confiar en ti. Se que duele, yo lo estoy viviendo ahora mismo, así que te entiendo, pero soy consciente que esto es un proceso necesario. Recuerda que tu hijo te sigue queriendo y que sigue confiando en ti, pero esta buscando su camino, simplemente esta creciendo.

Pablo vuelve del instituto y se va directo a su habitación, deja las cosas y se pone música. Llega cansado y lo unico que quiere es desconectar un rato y descansar un poco. Su madre o su padre en cuanto lo ven entrar le preguntan por el día y lo llaman para que se reuna con la familia a comer. El lo único que pide es que lo dejen cinco minutos y que no lo agobien durante la comida/cena con preguntas.

Así es como lo vive Pablo, ahora veamos como lo ve María.

Maria ve entrar a su hijo, ella tambien esta cansada despues de una mañana de trabajo, pero esta deseando saber como le ha ido, supone que viene con hambre y no quiere que se haga mucho más tarde para comer que por la tarde tiene muchas cosas que hacer. Además esta preocupada,ahora hay que sacarle las palabras y se pasa las horas encerrado en su habitación.

María es una madre maravillosa, cálida, afectuosa y acogedora. ¿Quien querría separarse de ella? Pablo necesita iniciar su proceso de separación para poder crecer. Es necesario que Maria se de cuenta que es un imperativo para que su hijo se pueda desarrollar. ¿Es doloroso? Si, a los padres nos cuesta a veces aceptar que nuestros hijos se hacen mayores y que la relación cambia.

Hay que permitir que se alejen. Una vez que se hayan distanciado lo mas probable es que la relación entre ambos vuelva a ser intima.

 

¿Qué errores cometemos cuando nos vemos en esta situación?

Todo esto no quiere decir que debes dejar de hablar con tu hijo. El sentido común nos indicará cuando es necesario intervenir y cuando es aconsejable respetar su espacio.

No respetar su intimidad es uno de los errores que cometemos. Entrar en su habitación para charlar con el es buena idea, pero siempre teniendo en cuenta que es su territorio.

A veces dejamos de preguntar o de charlar con ellos por miedo al enfrentamiento. Que respetes sus silencios y su espacio, no es sinónimo de dejar de preguntar. Como ya os he comentado anteriormente tu sentido común te indicará muchas veces lo que debes hacer. Otras veces preguntamos demasiado, como vemos que no nos cuentan nada les sometemos a un interrogatorio que ni el mejor interrogador del mundo. Como en muchas cosas en el punto medio esta la virtud. Hay que preguntarles y mostrar interés en él, pero sin agobiar. Respetar sus silencios y cuando quieran contarte algo aprovecha para escucharlos.

Repetir siempre los mismo. Conocéis la experiencia seguro que durante vuestra adolescencia habréis oído frase repetidas una y otra vez por vuestros padres. Y recordáis como os sentíais. "Siempre estas con lo mismo". Lo único que se consigue es que se desconecte y se alejen un poquito mas.

Sermonear. Cuando sermoneamos decimos todo lo que no queremos decir, cosas negativas, exageradas, sacadas de contexto y exageradamente simplificadas.

No escuchar. Uno de los errores es no escuchar a nuestros hijos. Recuerda no es lo mismo "oír que escuchar".

Cuando llega la adolescencia es normal que nuestros hijos se vuelvan menos comunicativos y hablen más con sus iguales o con otros adultos (tíos, profesores,....). Forma parte del proceso de maduración y aunque para los padres es duro hay que aceptarlo, respetarlo y verlo como lo que es. Con el tiempo la confianza volverá. Como siempre paciencia, no exagerarlo y respetar los tiempos de su proceso de maduración.



Leer más

domingo, 13 de noviembre de 2016

PADRES EN DESACUERDO


consejos-psicólogo-padres-desacuerdo




Educar a un hijo es una tarea difícil y a veces muy cansada. Una tarea que esta marcada por nuestras creencias, por nuestra herencia, por lo que vamos aprendiendo por el camino de la vida. Hace unos días me llego un comentario en el que me preguntaban que hacer cuando un padre establece unos limites y el otro no. Cuando uno exige y el otro le quita importancia incluso contradice lo que el otro padre dice. Es decir padres en desacuerdo sobre la educación de los hijos  Complicado ¿verdad?

El problema es que esto es más común de lo que parece. ¿Cuantas veces tu has dicho no a algo y tu pareja ha dicho si?, piensa en la vez en que tu le dijiste hoy no hay parque y el otro se lo ha llevado al parque. Afortunadamente la mayoría de veces es por algún fallo en la comunicación, todos recordamos cuantas veces le hemos dicho a nuestros padres, "pues mamá/papá si me deja, poneros de acuerdo".

Cada uno tiene una visión del educación y de los valores que pretendemos inculcarles a nuestros hijos, pero no siempre nos sentamos a hablar de ello con el otro. El que cada uno tire para un lado es un problema, una brecha en el frente común que debemos presentar, una brecha que nuestros hijos aprovecharan para conseguir  lo que quieran.

Os repito es una tarea complicada y sobretodo cuando recae la mayoría de las decisiones en una persona es extremadamente agotador. 

Cuando esto ocurre nos puede llevar a una situación en el que uno de los padres pierde los nervios y acaba diciendo que algo que no deseaba. Frases que no diría si no hubiera perdido la calma. 

Cuando uno de los padres siente que lo esta dando todo por la educación de su hijo y siente que no tiene el apoyo del otro o incluso muestra su reprobación sobre sus actuaciones, esto acaba provocando tanto malestar en la pareja como consecuencia en los hijos. 

Si se identifica un problema, aunque uno de los padre vea más problema que el otro, es importante que  se sienten a dialogar y presenten un frente común. Establezcan un plan común de actuación.

Pero para conseguirlo deben sentarse a dialogar, establecer que problema pretenden arreglar. Escuchar las sugerencias del uno y el otro y establecer ese plan. Es importante que los dos estén involucrados y los dos presenten un frente común. Si no es así, probablemente volverán al punto de partida. Con todas las consecuencias tanto para ellos como para sus hijos. 

No nos sonora extraño la idea que cuanto más de acuerdo estén los padre en lo referente a la educación de sus hijos, más coherencia percibirán estos. Pero reconozcasmolo esto no siempre es fácil. A veces estamos demasiado cansado, o irritados. 

¿Que produce esta situación en los niños?

- No desarrollan hábitos y maneras de actuar coherentes. 

- Que su comportamiento acaba muchas veces en discusiones entre los padres

- Que puedan hacer lo que desean. Si cada padre dice una cosa, ellos aprovechan esa brecha.

- El niño ve como un padre le quita autoridad al otro

- Aprende que siempre  uno de los padres gana.

- Aprenden a cuestionar la autoridad de los padres. 

¿Que produce en la pareja?

- Uno de los dos siempre se siente cuestionado.

- Malestar y discusiones entre los padres.

- A veces las discusiones ocurren delante de los padres.

- Si no se gestiona bien acaba provocando más malestar y más problemas. 

¿Que podemos hacer para resolverlo?

- Llegar a acuerdos es lo más recomendable. Sentarse a dialogar, desde el respeto y buscando la colaboración. 

- Intentar no mostrar las desavenencias delante de los niños. Hablar cuando esteis a solas, demostrar en lo que no esteis de acuerdo, siempre procurando llegar a acuerdos para el futuro. Eso si en el momento que esta ocurriendo la interacción con el niño, el otro progenitor, aunque no este de acuerdo, no debe meterse y quitarle autoridad al otro.

- Evitar menospreciar al niño o al otro progenitor. Evita los enfados desmesurados, los gritos y castigos exagerados. 

- El rencor solo genera malestar. Hay que resolver en el momento y seguir adelante. Teniendo siempre en cuanta que el cambio de hábitos lleva su tiempo y a veces se vuelve a los viejos. Mientras se corrija ese viejo habito, no pasa nada. Un simple error. 

A veces no se puede conseguir solos y es recomendable pedir ayuda a un profesional que nos oriente y asesore para conseguir unos mejores resultados.





Leer más

viernes, 4 de noviembre de 2016

¿QUE HAGO CON LA HABITACIÓN DE MI HIJO ADOLESCENTE?


CONSEJOS-PSICOLOGICOS-ADOLESCENTES-HABITACIÓN-DESORDENADA




¿Cómo esta la habitación de tu hijo adolescente? Si esta ordenada y limpia, enhorabuena. No, espera tengo otra pregunta, ¿quien la ha ordenado y limpiado? El o ella. Entonces, si enhorabuena, no sigas leyendo este post no es para ti. Pero si has respondido que no, que la habitación de tu hijo es una leonera en la que se puede encontrar las zapatillas de Tutakamon, del tiempo que hace que no ordena o limpia o has respondido que la habitación esta impoluta y perfecta porque tú te encargas de que sea así debo decirte que este post es para ti. Así que te invito a seguir leyendo.


Empecemos, si la habitación de tu hijo adolescente tiene el aspecto de que ha ocurrido un episodio de la segunda guerra mundial en ella la única solución eficaz es cerrar la puerta. Si has leído bien, la solución es cerrar la puerta. Ahora estarás pensando, "así no se soluciona el problema", "no puedo ver como esta, si la abuela o la vecina o mi tía o......... la ven me van a poner verde. Me denuncian a servicios sociales mínimo." Para, si detente y piensa. ¿Quien tiene el problema tú o tu hijo? ¿A quien le molesta la habitación-leonera-sanctasanctórum de tu hijo? A ti. A el poco o nada, ¿cierto?.

Los problemas con la habitación de los hijos suele empezar desde pequeños y se mantienen hasta que se van de casa. El como este la habitación es un problema menor y no merece la pena entablar una guerra por ello. Una guerra que la mayoría de veces lleva a mantener la posición del adolescente con respecto a la habitación como re-afirmación personal. El que la tenga  en ese estado no significa que le guste vivir entre trastos y suciedad, sino que a su edad les gusta sentir que controlan su vida. La mayoría de veces si los dejamos y ven que tu no lo vas a hacer al final ellos mismos acabaran ordenando y limpiando. Tal vez no sea el orden perfecto que tu hubieras establecido, pero si su orden.

Para ayudar a conseguirlo lo primero que podemos hacer es  aceptar que es su problema, así que de verdad si te molesta verlo, cierra la puerta. No, repito, no limpiar y ordenar la habitación, es su habitación, su responsabilidad y su problema. No sermonear, lanzar indirectas o demás, solo servirá para que si había decidido ordenar y limpiar que no lo haga.

¿Qué puedo hacer? Buscar los aspectos positivos que encuentres. Es decir, pasas y ves que hoy ha cerrado los cajones de su cómoda, coméntale lo bien que queda la habitación con la cómoda cerrada. O hoy ha ordenado y recogido la colección de zapatos. "Me gusta lo bien que queda ese rincón con los zapatos ordenados y recogidos. ". Procura que los comentarios sean reales, es decir sobre algo que ha hecho, si ha hecho bien la cama, reconocelo. Que no sean reproches velados y que las felicitaciones no sean demasiado efusivas. Que haya hecho la cama no quiere decir que hagas una fiesta, simplemente reconóceselo.

Otra forma es permitirle que lo decore a su gusto, que lo haga suyo. A veces una mano de pintura hace milagros. De todas formas, no negocies con tu hijo, el cambiar la decoración de su cuarto a cambio de que lo mantenga limpio y ordenado no suele funcionar. Te pongo un ejemplo de como podría ser, para eso recuperamos a María y Pablo.

María: Ya he probado a cerrar la puerta de tu habitación y aunque esta mejor así, preferiría que la limpiaras y ordenaras de vez en cuando.

Pablo: La verdad es que si, esta demasiado desordenada. Pero es que estoy harto de ver ese color en las paredes y la estantería esta rota.

María: Tienes razón necesita una mano de pintura. ¿Cómo sería tu habitación ideal?.

Pablo se emociona y empieza a contarle como sería. Tras un rato de charla, llegan a la conclusión que la habitación ideal es demasiado cara y que por ahora tendrá que esperar. Pero esta fin de semana, irán juntos a comprar pintura y el domingo lo ayudaran a pintar su habitación. También buscaran una estantería nueva. Y ya puestos si la estantería no es muy cara tal vez se pueda cambiar la lampara, si no más adelante.

Tras esto las posibilidades de que Pablo mantenga limpia y ordenada su habitación serán mayores. Además madre e hijo han compartido una charla relajada y tranquila. Y el domingo compartirán un momento en familia pintando la habitación. 

Pero y ¿sí dos hermanos comparten habitación?. Es posible que los dos sean ordenados y limpios, pero lo normal es que haya uno al que le importe la limpieza y el orden y otro para el que no sea su prioridad. Esto llevará a conflictos en los que probablemente te llamarán para que arbitres. Recuerda un padre que acepta arbitrar esta buscándose problemas. Lo más normal es que las discusiones sigan y te arrastren a ellas. Este tema ya lo tratamos en un post sobre las peleas entre hermanos. Te recuerdo: 

  • Procura no hacer de arbitro
  • Decirles que confías en que puedan resolver la situación ellos solos
  • Abandonar la habitación y dejar que lo resuelvan solos 
  • Tened paciencia y sed constantes. La tentación de resolverlo nosotros es muy fuerte, pero recuerda no lo resolverás y te meterás en un problema. 


Para resumir muy rara vez le debe tocar a un padre/madre recoger y ordenar la habitación de su hijo. Un adolescente debe ser responsable de su propio espacio en la casa.




Leer más

domingo, 30 de octubre de 2016

LA ADOLESCENCIA Y SUS CAMBIOS. CHARLANDO CON MÓNICA GARZÓN (II PARTE)


En este post os presento la segunda parte del vídeo de mi charla con Mónica Garzón. Como ya os explique en el anterior Mónica y yo estuvimos hablando sobre la adolescencia y sus cambios desde el punto de vista profesional y personal.


Os tengo que avisar al final de este segundo vídeo tuve una pequeña interrupción, mis dos pequeñas aparecieron. La verdad es que siempre te asombran. Mis hijas son tímidas y les había avisado de la grabación, que durante la grabación no debían pasar si no querían aparecer en el vídeo. Ante mi asombro entraron y les daba igual salir. De verdad que a veces te descolocan. ¿Verdad?

A continuación os dejo un pequeño resumen de la conversación, aunque te aconsejo que la veas para poder sacarle el máximo provecho.

En esta segunda parte nos centramos en la relación entre los hermanos pequeños y el adolescente. Como ese proceso de cambio también les afecta, ya que durante esa época hay una separación entre los hermanos, marcada por la diferencias de intereses que surgen. Esos niños que hasta hace bien poco jugaban juntos ahora se establece una distancia entre ellos. Es natural y como tal hay que vivirlo y acompañar al pequeño en su proceso de aceptación. 

Otro tema es la aceptación por parte de los padres que su hijo ya no es un niño. El tener cuidado con las comparaciones con nosotros de adolescentes. El no dejarnos llevar por lo no resuelto en esa época. Por ejemplo si no pudimos estudiar pintura, no obligar a nuestros hijos a tomar clases de pintura.

Enfrentarse al miedo a perderles. Aceptar que el rol de madre o padre cambia según la edad de nuestros hijos. Siempre seremos sus padres pero nuestra relación evoluciona y cambia según crecen. Aprender a soltar.

Respetar los intereses y capacidades de cada uno. El compararlos es tentador, "tu hermano....", pero poco aconsejable. Son hermanos no replicas el uno del otro. Habrá un momento en el que sus intereses y aptitudes se manifestaran y hay que aceptar e incentivar su identidad. 

Algunos consejos:

  • El aprender a respetar ese proceso de cambio, sus tomas de decisiones.
  • La importancia de escucharlos, para poder conocerlos mejor.
  • Disfrutar de los pequeños momentos y detalles.
  • Enfrentarse al miedo a perderles. 

Os dejo ya con el vídeo:



Espero que os haya gustado mi primera incursión en el mundo de los vídeos y como siempre espero que os sea útil.

Quiero volver a agradecer a Mónica Garzón su colaboración y aquí os dejo el enlace a su página clínica del cambio ,  pasaros a hacer una vísita seguro que os gusta.





Leer más

sábado, 22 de octubre de 2016

LA ADOLESCENCIA Y SUS CAMBIOS: HABLANDO CON MONICA GARZON (I PARTE)




ADOLESCENCIA-CONSEJOS-CAMBIOS



Este post es especial por varios motivos. El primero de los motivos es que por fin me enfrente a la cámara, os confieso para aquellos que no me conozcáis que las cámara y yo no somos grandes amigas. Otro motivo es que por fin un proyecto que estaba pendiente hace algún tiempo se ha realizado, ese proyecto era colaborar con Mónica. Y el último motivo es que charlar con Mónica ha sido un placer y os puedo asegurar que no pretendíamos estar tanto tiempo, pero cuando se esta disfrutando el tiempo no pasa nada. Cómo nos hemos emocionado y nos pasamos una hora hablando he considerado conveniente dividir el vídeo en dos. En este post encontrareis la primera parte. 

Pasó a contaros un poquito de Mónica Garzón. Mónica es psicóloga, diseñadora y autora del blog Clínica del cambio. Un blog en el que vais a poder encontrar guía y orientación en los procesos de cambio en el que esteis, ya sea en un emprendimiento como a nivel personal. Además de todo eso es la orgullosa mamá de dos adolescentes que hacen su vida más interesante y divertida. Si queréis conocerla un poquito mejor os invito a ver el vídeo y visitar su web. 

Durante la charla Mónica y yo analizamos esa fase de la vida que es la adolescencia tanto desde la perspectiva profesional como desde la realidad que estamos viviendo en casa. En ella nos hemos centrado sobre todo en los cambios que se viven durante esta época. Esos cambios que no solo les afecta a ellos, si no a nosotros como padres. Cambios que afectan a la manera de relacionarnos, a la manera de vernos y de que nos vean nuestros hijos.

Empezamos hablando sobre los amigos que van a pasar a ser una influencia muy importante durante toda esta fase. La importancia de conocerlos y de los nuevos medios de relacionarse que hay en la actualidad. La importancia de la comunicación con ellos y la firmeza durante esta fase.

El cambio también afecta a nivel fisiológico (ritmos de sueño, alimentación,....) y físicos paulatinos pero imparables, en los que puedes empezar a vislumbrar al joven adulto en el que se va a convertir.

La construcción de su identidad, el proceso de búsqueda de esa identidad. A veces alejada de lo que nosotros esperemos. Hay que recordar que mientras esta búsqueda este dentro de una "normalidad" es un proceso que debemos respetar y entender. 

Vas a encontrar algunos consejos sobre como sobrellevarlos mejor. Algunos de estos consejos son:
  • Paciencia
  • Escucha
  • Respeta
  • Acepta que ya no son niños
  • Marca límites
  • Y acepta y agradece que el papel de papá o mamá empieza a evolucionar ya que comienzan a no ser tan dependientes de nosotros. "Ley de vida" que se suele decir. 

No te desvelo mucho más y te dejo con el vídeo, espero que lo disfrutes tanto como nosotras.






Hasta aquí la primera parte, en el próxima post podréis ver  el resto de la conversación con Mónica. 

Os pido disculpas porque por problemas de conexión a veces va un poquito lento, pero así es la tecnología. 

De verdad ha sido un placer compartir esta charla con Mónica, seguro que este es el principio de más de una colaboración. 





Leer más
Con la tecnología de Blogger.

Copyright © El diario de las dudas.

Designed by ScreenWritersArena